Céntrate en tu objetivo, mejora tu gestión del tiempo

Consejos para aumentar tu productividad durante tu tiempo de estudio

  • Mejora tu gestión del tiempo de estudio
Artículo 3 de 4 en la serie Mejora tus notas, estudia mejor

Cuántas veces habremos dicho u oído las frases: “Me cuesta mantener la concentración cuando estudio“, “Me paso tanto tiempo frente a los apuntes que ya no me quedan más horas“, “No logro pasar de la primera página, no me entra nada más“, “No me da tiempo, es demasiado, imposible estudiarmelo todo“. En este artículo vamos a intentar dar algunos trucos para realizar una mejor gestión del tiempo que dedicamos al estudio y evitar sentirnos como en las frases anteriores.

Lo primero de todo es asumir que siempre que trabajamos perdemos tiempo y, por tanto debemos admitir que necesitamos un sistema con algunas rutinas que nos ayude a organizarnos y a explotar mejor nuestras capacidades.Este sistema de gestión del tiempo debe ser muy personal, debe ser fácil de llevar a cabo y sobretodo no nos debe quitar tiempo una vez lo pongamos en marcha. Un sistema de gestión del tiempo no es más que eso, una serie de normas que nosotros mismos nos hemos fijado con el objetivo de estar lo más centrado posible en nuestra tarea de estudiar.

Para crearnos nuestro propio sistema os dejamos una serie de consejos a tener en cuenta:

1Planifica tus rutinas de estudio y cúmplelas

Aparte de tener un horario de estudio planificado como vimos en el artículo anterior, cada día, dependiendo de las tareas pendientes y de lo que nos toque estudiar, debemos planificar como afrontar nuestro día de trabajo. Algunos consejos para organizarnos mejor son:

  • Planea el día siguiente por adelantado:  Destina los últimos 15-20 minutos del día de trabajo a elaborar la lista de tareas que vas a hacer mañana. De todo lo pendiente que hay por hacer qué se tiene que hacer mañana y qué tareas son las más importantes. Hacer esa “foto” por adelantado te ayuda a empezar con más ritmo e intensidad.
  • Antes de levantarte, ordena y limpia tu escritorio. Te ayuda a despejar la mente de la actividad diaria y al llegar al día siguiente para continuar, la visión de una mesa limpia favorece comenzar con calma.
  • Comienza el día con una tarea pendiente. Antes de dejar de estudiar, elije una tarea de las que hayas planificado y apúntala en un papel y déjala a la vista en tu mesa limpia. Hacer esto evita que pierdas ningún tiempo al día siguiente en elegir por donde empezar, nos establece un comienzo claro.

2Encontrar dónde y cómo se nos escapa el tiempo y arrinconarlo

Los sospechosos habituales a la hora de robarnos el tiempo son fáciles de identificar: El teléfono, las visitas inesperadas, el desorden, internet… pero sobretodo el más peligroso de los ladrones de tiempo somos nosotros mismos que nos dejamos llevar por las distracciones y tentaciones de los anteriores.

Algunas ideas sueltas para mejorar en este sentido son:

  • Apaga el móvil, o tenlo en silencio y fuera del alcance visual.
  • Arrincona tus llamadas de teléfono para un mismo momento. Guárdate un tiempo controlado donde realizar las llamadas que debas y hazlas todas en ese momento y así nunca perderás el hilo de lo que andas haciendo.
  • Lo mismo ocurre con la revisión del correo electrónico, o de nuestra actividad online. Asígnale un tiempo específico que no pise a las tareas que llevas a cabo.
  • Pon una libreta y un bolígrafo a tu alcance en tu mesa que te sirva para escribir cosas que se te ocurran o que te digan que debes hacer o recordar mientras estas en medio de otra tarea. En cuanto apuntamos algo, nuestra mente se olvida de que tiene que recordar eso y es capaz de estar más centrada en la tarea que tiene entre manos. Al final del día, pasa un tiempo catalogando esas notas y colocándolas en tu planificación si es necesario.
El siguiente artículo de esta serie irá dedicado a evitar distracciones si estudiamos con el ordenador.

3Controla el tiempo de trabajo y el de descanso

Tan importante es el tiempo dedicado al estudio como el dedicado a un correcto descanso. Desde hace tiempo existen técnicas de productividad personal aplicadas normalmente en el mundo laboral que conjugan correctamente los tiempos de trabajo y descanso. En Escuela Activa recomendamos una de ellas, la Técnica Pomodoro, que se basa en la siguiente secuencia:

  1. Elige la tarea
  2. Pon en marcha el temporizador a 25 minutos
  3. Trabaja en dicha tarea hasta que suene la alarma sin distracciones
  4. Descansa 5 minutos y empieza de nuevo
  5. Cada 4 veces, toma un largo descanso (15-20 minutos)
Existen varias aplicaciones para el ordenador, e incluso para el móvil que nos sirven para trabajar con dicha técnica de gestión del tiempo: Focus Booster para PC o Pomodoro Master para Android. La técnica Pomodoro es mucho más que lo aquí contado, si quieres saber más puedes visitar su web.

¿Se te ocurre alguna idea para mejorar en tu gestión del tiempo?

Déjanos un comentario y cuéntanoslo.

Índice de la serie de artículos<< Crea tus hábitos de estudio y aumenta tu rendimientoEl ordenador como herramienta de estudio >>
0 Comments
0 Pings & Trackbacks

Deja un comentario